Autor: Héctor Londoño Sáenz

“El consumo, en cabeza de usuarios, consumidores y beneficiarios, debe financiar la producción, cualesquiera que esta sea”.

Aquí cabe preguntar: ¿La producción académica, científica y tecnológica, propia exclusivamente del Sistema Educativo General, la Educación superior, el Sena, la Universidad y Colciencias,

quien o quienes y bajo que nuevos parámetros, deben costearla y financiarla, para el Desarrollo Social y Económico, en el postconflicto, erradicando la infamante inequidad en el ingreso, causa eficiente, entre otras, de uno de los más altos niveles de pobreza y de miseria absoluta de la región?

La respuesta obvia: el Sector productivo, público y privado, que en últimas, es por excelencia, el máximo beneficiario de la producción académica, tecnológica y científica, de la cual se lucra con creces, gratuitamente, a costa de la miopía política, administrativa e intelectual del Estado, frente a la Educación Superior en particular y frente al Sistema Educativo en general.

Otra respuesta, relativamente importante, referente a los nuevos parámetros de financiación, puede ser: además de los recursos públicos y privados existentes, unos nuevos gravámenes (1) específicos, llámense aportes, impuestos, parafiscales, el nombre no importa, aplicados a las rentas de capital, a la plusvalía, a las inversiones de capital extranjero, a las exenciones a las transnacionales, al impuesto de guerra cuando sea de paz, a las regalías, a los bienes del narcotráfico, a los mega ingresos personales, de cualquier origen, sean del capital o del trabajo, como por ejemplo, el del gerente de cierta EPS, equivalente a ciento cincuenta veces el salario mínimo legal vigente y como este, muchos otros emolumentos profesionales, tan extravagantes, que escandalizan hasta la elite del estrato seis.

Es de anotar que las anteriores respuestas, sin dejar de ser muy importantes, per se, por su incidencia directa, en una buena reforma de la Educación , capaz de proveerle al sistema, el insumo humano idóneo, para un crecimiento económico normal, por inercia, sin el presupuesto del postconflicto, son simples soluciones coyunturales pragmáticas, porque estando sujetas a contingencias afortunadas de tiempo, de lugar, de modo, de cantidad, de personas; su logro ha de darse, inexorablemente, por fuerza de la conveniencia económica de los poderes de turno. Esta conveniencia está ligada a las demandas del mercado y fundamentalmente, al natural crecimiento vegetativo de una economía plutocrática emergente, hecha para el enriquecimiento de los menos, con el empobrecimiento del trabajo (2) de las inmensas mayorías.

El estado debe evitar imbuirse, como lo ha hecho, en las fruslerías del aquí y el ahora, para hacer demagogia barata, con el cuento de la igualdad social, el pleno empleo, el desarrollo económico, a sabiendas de que tales logros solamente son posibles, a mediano y largo plazo, mediante una COLOSAL REFORMA EDUCATIVA, capaz de, por ejemplo, instaurar, por sobre todos, una Escuela Básica Primaria, exclusivamente pública, obligatoria y gratuita, en la cual, como debe ser, en el momento que debe ser y en las condiciones biopsicosociales más propicias, se implanten en la mentalidad de los niños, los valores inherentes a la convivencia social y al bien común, como son, entre otros, los principios de igualdad y respeto a la diferencia, indispensables en la consolidación de la paz y en especial en el proceso metódico y programado, no espontaneo, de Desarrollo Humano, Social y Económico, con justicia y equidad, a través de la cultura, el arte, la educación, la ciencia y la tecnología.

La aludida Reforma Educativa, además, en la cúspide de la pirámide, para la Educación Superior, tiene que producir, de entrada, la transformación real de la mayoría de nuestras Universidades - replicadoras de conocimientos obsoletos, incapaces de innovar y producir saberes pertinentes con nuestra realidad- (3) , en verdaderas Universidades, cuya alma sea la investigación científica, para que desde su seno, con la ciencia aplicada al desarrollo , cumplan cabalmente con el imperativo de Responsabilidad Social, de propender permanentemente, por la mejora constante de la calidad de la vida humana, en el entorno social de su cobertura.

Las estrategias financieras expuestas, pueden ser con creces los soportes logísticos necesarios, para la viabilidad de la magistral reforma requerida, por lo menos desde el punto de vista pragmático.

Desde el punto de vista teórico, en cambio, es mucho el camino que hay que recorrer, para intervenir el Sistema Educativo vigente, con el fin de re-codificarle su código genético e implantarle en el Currículo- plan maestro que le imprime a la acción educativa su sentido y razón de ser-, la doctrina, las políticas, los objetivos, los métodos y los procedimientos, indispensables, para que la Educación sea, en todas sus instancias, el factor único y determinante de desarrollo social y humano, en una democracia, concebida con fundamento en la paz, la igualdad y la excelencia, con el mejor Sistema Educativo (4) en el concierto de países, de nuestro entorno latino americano.
Tal reestructuración de esa “mejor educación”, deberá ser capaz, por ejemplo de:

  1. Instaurar para el Estamento Docente, a manera de Educación continuada, Modelos de Capacitación Integral, para la Productividad, la Motivación y la Integración grupal, como el propuesto por la Psicología Organizacional, en mi Teoría de la Sinergia Motivacional, consistente en un proceso sistemático, activo, dentro del cual el ser humano se prepara para hacer y llegar a ser, simultáneamente.

    La primera instancia corresponde a un diseño de Instrucción Tecnológica, para incrementar la eficiencia. La segunda, corresponde a un diseño Psicoterapéutico para el desarrollo de funciones mentales superiores, indispensables en la productividad y en la promoción humana, en la vida, la sociedad y el trabajo.

  2. Contar con el Recurso Humano idóneo y el apoyo logístico adecuado, para detectar, investigar y evaluar periódicamente, la variabilidad y la complejizacion del “quehacer humano”, en correlación con las exigencias de humanización científica del desarrollo, a la luz de los postulados ideológicos de la Tercera Vía, concordantes con los de la Tercera fuerza de la Psicología Humanista, involucrados integralmente en la “Teoría de Desarrollo Humano y Organizacional fundamentada en la Sinergia Motivacional y la Productividad”, de mi autoría. (5)

    El anterior evento constituye, el conocimiento necesario de las demandas del proceso de Desarrollo Social y Económico propuesto, para que, por su parte, el Sistema Educativo proceda a hacer los ajustes e innovaciones pertinentes, cuantitativas y cualitativas, en los Diseños metodológicos e instruccionales, para que la Educación, mediante su “acción educativa”, cumpla con éxito su función facilitadora del desarrollo metódico y gradual de las “competencias”, o potencialidades humanas, encaminadas a direccionar al ser humano hacia el logro pleno de su realización como persona, en, para y por el medio social en que se encuentre.

    Las Facultades de Educación, con la investigación científica aplicada a la problemática, tendrán que retroalimentar constantemente al Sistema Educativo, en estos menesteres.

Para ilustrar lo anterior, basta plantear los procesos evolutivos de salto cualitativo, por ejemplo, del “trabajo” para la eficiencia, centrado en la producción, al “quehacer humano” para la productividad, centrado en el productor, el usuario y el consumo como bien social. Veamos:

El trabajo, como: “esfuerzo aplicado a la producción de bienes o servicios, a cambio de una remuneración en dinero o en especie, para reponer el desgaste producido”, demanda como “competencias” para su desempeño eficiente, un desarrollo metódico de las correspondientes aptitudes, habilidades y destrezas, pertinentes con la naturaleza de las demandas de la producción.

El “quehacer humano”, como: ”actividad esencialmente productiva, teleológica y auto regulada, racional, motivada, que realiza el hombre, con miras a construir un plan de vida que le garantice su supervivencia como especie, su realización como persona, su proyección social y su trascendencia en el cosmos”, requiere para su ejecución, unas “competencias”, definidas como lo propone la Psicología Humanista Organizacional :

“Se llaman Competencias para la vida, la educación, el arte, la cultura y el trabajo, al conjunto de aptitudes, actitudes, motivaciones, habilidades, destrezas y capacidades, dirigidas a la aprehensión, comprensión, dominio, producción y aplicación del saber, de una manera idónea, eficiente, efectiva, eficaz, motivada y productiva, en todos los campos del “quehacer humano”: educativo, profesional, laboral, científico, técnico, tecnológico, familiar, social, artístico y cultural”.

La dinámica de estas Competencias, proviene de la Sinergia de los motivos superiores de Logro y Competencia, cuyas funciones mentales, son, por un lado, el crecimiento del yo, y por el otro, el incremento de la auto-estima, como pilares fundamentales, de la Salud Mental y el Desarrollo de la Personalidad...

Un capítulo aparte, de este Ensayo, relativo a las estrategias conducentes a la factibilidad de la reforma, se refiere específicamente a la Producción Académica de la Educación Superior y a la idoneidad de quienes podrían, diseñar, elaborar y llevar a cabo la reforma del Sistema educativo, con lujo de competencia y conocimiento de causa. Veamos:
Por su naturaleza, en la producción académica, convergen tantos, tan variados y tan complejos factores cuantitativos y cualitativos, que cualquier movimiento dirigido hacia la calidad o hacia su incremento, genera una reacción en cadena de tal magnitud en los costos, que hace materialmente imposible todo intento en ese sentido. (6)

Así las cosas, ninguno de los dos Sistemas de Educación Superior existentes, el oficial y el privado, puede separadamente, democratizar la oferta y mucho menos lograr la necesaria calidad, requerida para el desarrollo, en el postconflicto, basado en la paz, la igualdad y la educación.

La única alternativa viable que queda, es la acción conjunta, mediante esquemas de economía mixta y de alianzas público-privadas de financiación, que preserven en cabeza del estado la prioridad ideológica y administrativa del sistema. Para esto, es preciso apelar a la doctrina política de mediatriz económica de la Tercera Vía, en lo cual, el actual gobierno, debe estar perfectamente habilitado. En todo caso, este logro solo es posible, si el estado es capaz, por fuerza de la razón y de la ley, de romper paradigmas y pulverizar los inamovibles políticos y sindicales de las extremas izquierda y derecha, que en todo cambio ven, privatizaciones de lo público o bien, expropiaciones de lo privado.

Más que en la cabeza de sabios notables, eruditos, sin o con experiencia muy restringida en la docencia, el saber para diseñar y culminar con éxito la reforma del Sistema Educativo colombiano, está en el colectivo docente, portador idóneo de toda la gama de variabilidad de la variable educación, desde el jardín de infantes hasta la universidad, pasando por la enseñanza media, técnica y tecnológica. Le corresponde al estado idear el modo de aprovechar este Recurso Humano, único, disponible y a su alcance; el Ministerio de Educación, debe asumir esta responsabilidad histórica, sin dilaciones, a la mayor brevedad posible.

Por encima de la capacidad directiva del estado, buena o mala, en el manejo del Sistema educativo, la “mejor educación” depende exclusivamente de la “excelencia docente” y esta, la excelencia docente, es inherente a la dignificación profesional, económica y social de los docentes.

HECTOR LONDOÑO SAENZ Psicólogo U.N. – Magister en Administración U.V.- Otros estudios: ISOP-RIO DE JANEIRO, BRASIL. CERP-PARIS, FRANCIA. EXDOCENTE UNIVERSITARO, INVESTIGADOR. Correo: hectorlondono15@gmail.com. Google: Hector Londoño Sáenz - libros

 

ANEXO 1 - GLOSARIO DE NOTAS

(1-A) El fin del conflicto para lograr la Paz?
La Paz es, la paz esta, la paz no es efecto ni consecuencia de nada; por el contrario, es causa eficiente y final de todo lo grande y noble logrado por la humanidad, en aras de la convivencia social y el bien común. La paz es bienestar, es salud, es educación, es vivienda digna, es respeto a la diferencia, es justicia e igualdad social con equidad, es trabajo digno para todos, es salud mental,…es lo que no hay, en sociedades en conflicto o en guerra…implantar la paz allá, es sembrar la semilla del progreso y el desarrollo con justicia social….La paz es causa no efecto: si a la paz como causa se la vulnera en su esencia, que es la justicia social, lo que verdaderamente se hace, es engendrar las consecuencias más perversas de la violación de la paz, como la degradación moral de la sociedad y el estado, la corrupción, la violencia, la guerra, la pobreza, la ignorancia, la miseria, el sub-desarrollo, la subversión armada, etc.

(1) El “no se puede”, es el comienzo de la innovación y el final de la mediocridad. La innovación es un imperativo de supervivencia organizacional.

(2) Lo Capital, lo importante, lo trascendente, lo esencial, en la relación capital-Trabajo, no es el capital, sino el Trabajo. El Trabajo o mejor, el “qué hacer” humano, es la causa eficiente y final del Desarrollo económico y social; el precio de este desarrollo creado por el trabajo, se llama Capital”. Por ningún motivo, los dueños del Capital o quienes hagan sus veces, por el hecho de serlo, pueden ejercer mando y exigirle sumisión a las personas contratadas, nunca a su servicio, sino como funcionarios, empleados o trabajadores, actores protagónicos de la producción a ellos encomendada…La contratación laboral es un acuerdo entre dos partes absolutamente iguales, cuya esencia es la inviolabilidad de los derechos de las partes y el cumplimiento cabal de los deberes inherentes a la producción de los bienes y servicios contratados . La única sumisión aceptable es la aceptada, en virtud del principio de “acatamiento consciente y voluntario” de las necesarias dependencias propias de un direccionamiento pedagógico y formativo, como lo es el de toda gestión productiva centrada en lo humano…Quedan abolidos todos los términos que peyorativamente aludan a relaciones de poder, mando, sumisión y similares, como amo, esclavo, siervo, rebaño, pastor, subalterno, etc.- .(Sinergia motivacional, Productividad y Holocracia Organizacional).

(3) Por ejemplo, Qué hacer con el lucro cesante del “tiempo” y los “escritorios” de muchos de nuestros docentes universitarios, por su uso inadecuado, en lectura, copia y transcripción de refritos obsoletos y su ningún uso o casi ninguno, en “escribir”, como debe ser y se exige, en la producción académica?

(4) Lo mejor en lo malo, no es lo menos malo, sino lo peor... Nuestra educación, no va cada vez más, de mal en peor?

(5) Se entiende por Desarrollo Humano el logro progresivo y sistemático de la grandeza potencial, que subyace en la naturaleza humana, directamente proporcional a la asimilación de los principios, saberes, ideales y valores, provenientes de los avances socio-culturales, filosóficos, científicos y tecnológicos, logrados por la humanidad en su devenir histórico. El Desarrollo Humano, no es espontaneo, se programa y se realiza a través de un Sistema educativo integral, específicamente diseñado para tal fin.

(6) Todos los prototipos, como primeros productos significativos y validos de la ciencia, son imperfectos; en los países subdesarrollados, la mayoría de ellos, se quedan congelados en el tubo de ensayo, debido a que las exigencias de la infraestructura necesaria, para su aprovechamiento en la innovación y el cambio, son tan exclusivas, en Inteligencia y Capacidad Humana, que se hacen inviables e intelectualmente imposibles, por física sustracción de ideas. En síntesis: no tenemos gente para “eso” y tal como estamos, jamás tendremos “eso”, para la gente.

Héctor Londoño Sáenz

Psicólogo-Investigador

Los comentarios están cerrados.